Consejos para evitar empachos esta Navidad

A escasos días de que llegue la Navidad hemos considerado oportuno hacer este artículo que consideramos que te resultará de gran utilidad, y es que si por algo se caracterizan las fiestas navideñas es por largas reuniones con familiares y amigos sentados alrededor de una gran mesa repleta de comida, normalmente de alto contenido en calorías.

empachos navidad

Si en los pasados días ya has celebrado la cena de Navidad de empresa o de tu grupo de amigos, puede que hayas tenido ya la oportunidad de experimentar esa sensación tan poco agradable de haber comido tanto tantísimo que no puedes ni moverte. Y aún suerte si todo se queda ahí, que a veces la cosa va a peor y aparecen los vómitos, los gases… Unos síntomas, que sin duda, hacen que la Navidad sea todo menos feliz.

¿Cuál es la clave para evitar los empachos en Navidad? Pues la respuesta es muy sencilla: comer con moderación. Lo que no resulta tan sencillo es ponerlo en práctica con tal variedad de manjares sobre la mesa. Es por ello que queremos compartir contigo estos 7 consejos que seguro te resultarán de gran ayuda:

 

1. No te saltes ninguna comida para “compensar”

En estos días se estila mucho el “voy a comer ligero y  no voy a merendar para tener el estómago bien vacío para la gran cena esta noche” y esto es un completo error. Lo que se consigue de este modo es llegar a la hora de la cena con un hambre descomunal  arrasando con todo y comiendo más de la cuenta. Y este paso de estar completamente vacío a completamente lleno, te aseguramos que no le sienta nada bien a tu estómago.

 

2. Sirve raciones

Si eres el anfitrión o anfitriona de alguna comida o cena navideña, te aconsejamos que en lugar de servir en el centro de la mesa las típicas bandejas grandes que contienen un poco de todo en grandes cantidades, sirvas platos individuales con la ración justa para cada persona. Sabemos que es más laborioso pero es la mejor manera de evitar comer de más.

 

3. Olvida el “no puede quedar nada en el plato”

Tanto si eres comensal como anfitrión no comas por obligación ni obligues a tus invitados a acabarse todo lo que hay en el plato. Si no se puede no se puede. Si el día de noche buena tuviste una cena contundente es totalmente normal que el día de Navidad tu estómago enseguida te indique que ya está lleno. ¿Y si sobra comida? Nada de tirarla, puedes reaprovecharla el día siguiente y así te evitas tener que cocinar.

 

4. Apuesta por alimentos saludables

La verduras pueden ser un buen acompañante de tus platos y puedes servirlas incluso como aperitivo si las presentas de manera atractiva (por ejemplo, tiras de zanahoria o espárragos para mojar en una salsa casera). Como plato principal elije pollo, pavo o pescado evitando un exceso de carnes rojas (cordero, cerdo, embutidos) ya que tienen un mayor contenido graso. En lo que a técnicas culinarias se refiere, te recomendamos el vapor, la plancha, el asado, los salteados y el papillote, evitando los rebozados y los fritos.

 

5. Come con calma

El ver mucha comida sobre la mesa puede incitarnos a comer rápido para poder probar cada uno de los aperitivos antes de que los que nos acompañan se los acaben, y este también es un gran error que se debe evitar. Estas reuniones familiares o de amigos se hacen para disfrutarlas sin agobios, así que tómate tu tiempo y saborea cada uno de los platos que el anfitrión ha preparado con tanto esmero. La comida o cena será larga así que tendrás tiempo y comida suficientes para evitar quedarte con hambre.

 

6. Cuidado con el alcohol y las bebidas gaseosas

Tanto las bebidas alcohólicas como las bebidas con gas tienen un alto contenido en azúcares que pueden hacer que, si nos pasamos tomándolas durante estas fiestas, cojamos algún quilo de más. Aparte de esto, como bien sabes, beber en exceso y combinar diferentes tipos de bebidas alcohólicas no es bueno para la salud, y el exceso de bebidas gaseosas da una sensación de hinchazón muy incómoda. ¿Nuestro consejo? No abuses de ellas y combínalas con agua.

 

7. Practica deporte

Practicar ejercicio físico te ayudará a recuperarte de los excesos con las comidas y a evitar coger algún quilito de más. Así que si practicas deporte de manera habitual no te saltes tus entrenos con la excusa de “es Navidad, hay que descansar”. Si no eres muy fan de la actividad física, puedes dar un paseo tras las largas comidas para favorecer una buena digestión o aprovechar si tienes algún día libre para hacer una escapada a la montaña y hacer una ruta.

 

¿Has tomado nota de nuestros siete consejos para evitar los empachos estas Navidades? No te saltes ninguno y verás cómo disfrutas al máximo de estas reuniones familiares tan especiales. Aprovechamos también para desearos una muy feliz Navidad y una buena entrada en el 2018 de parte de todo el equipo de la Farmacia Aragonia.

 

¡Felices fiestas!

 

 

0 comentarios

Escribe tu comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Agradecemos tu participación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *